Trasplantan con éxito un corazón de cerdo a hombre de 57 años

La ciencia ficción nos permite soñar, pensar en un mundo mejor o, en su defecto, imaginar mundos distópicos en los que se plantean escenarios apocalípticos. Sin duda, las obras que combinan a la literatura con la ciencia han servido para la divulgación e, incluso, para el avance de los estudios científicos. También, por cierto, para que se cuestionen los límites éticos de la ciencia.

No cabe duda que la medicina ha avanzado a pasos agigantados; los estudios e innovaciones han servido para que enfermedades, epidemias y pandemias puedan controlarse y encontrar su cura.

Hoy, los diarios y revistas científicas dieron a conocer la noticia acerca de un trasplante del corazón de un cerdo a un humano. Como si se tratase de una película o una novela de ciencia ficción, es una realidad: el hombre sobrevive gracias al trasplante.

Te puede interesar: Franco, de 13 años, asiste a feria tecnológica mundial

 

Cirujanos estadounidenses lo realizaron en el Hospital de Maryland, en Estados Unidos. La proeza médica fue llevada a cabo el pasado viernes. Un hombre de 57 años, que no estaba en la lista para recibir próximamente un trasplante humano, decidió aceptar el procedimiento médico por “razones compasivas”.

 

Hombre-corazón-de-cerdo
David Bennett

 

No hay seguridad de que el procedimiento funcione a corto o largo plazo. El paciente, David Bennett, fue advertido: no hay garantía alguna. Su situación era delicada, por lo que decidió apostar por esta alternativa.

“Era morir o someterme a este trasplante. Quiero vivir. Sé que las posibilidades son bajas, pero es mi última opción”, dijo Bennett un día antes de la cirugía, según el comunicado difundido por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

El corazón del animal tuvo que ser modificado genéticamente por doctores del Centro Médico de la Universidad de Maryland. En estudios previos, demostraron que el corazón del cerdo podría funcionar como el de cualquier ser humano, sin que fuera rechazado inmediatamente por el cuerpo.

Los cirujanos utilizaron el corazón del cerdo y lo sometieron a una edición genómica para retirarle un azúcar de sus células, responsables del rechazo inmediato de los órganos en el cuerpo humano.

A este tipo de procedimientos se les conoce como “xenotrasplantes”, que ya han fracasado en el pasado. El caso más sonado fue el de la bebé Fae, en 1984. Sobrevivió tres semanas con el corazón de un mono. Su muerte se produjo por una insuficiencia, que le provocó problemas cardíacos.

El caso de  Bennett ya se considera como el primer paso para saber si los xenotrasplantes podrían funcionar en el futuro. La Administración de Alimentos y Medicamentos es el organismo que supervisa y fue el encargado en autorizar de “emergencia” este experimento para “uso compasivo”.

Desde el viernes que se llevó a cabo la intervención quirúrgica, Bennet ha estado conectado a una bomba cardiopulmonar. Se le ha monitoreado cuidadosamente por una gran planta de médicos. Será en los próximos días cuando se compruebe si este tipo de cirugías podría beneficiar a más personas, por lo que la Universidad de Maryland extendió un comunicado, para hablar del caso del hombre de 57 años:

“Se consideró que no era elegible para un trasplante de corazón convencional en UMMC, así como en varios otros centros de trasplante líderes que revisaron sus registros médicos”, explicaron.

El doctor encargado de la operación fue Bartley Griffith. El doctor ya ha trasplantado corazones de cerdos a 50 bovinos en un lapso de 5 años. Extendió un comunicado con sus impresiones acerca de su hazaña médica:

“Esta fue una cirugía revolucionaria y nos acerca un paso más a la solución de la crisis de escasez de órganos. Simplemente no hay suficientes corazones humanos de donantes disponibles para cumplir con la larga lista de receptores potenciales”, comentó

Los comentarios están cerrados.