Un mundo feliz

¿Qué pasa con Morena? ¿Se está desmoronando? Se percibe ya una lucha interna, con golpes bajos, con favoritos, con supuestas alianzas y exceso de exposición en lugares alejados de sus deberes diarios. Este comentario es por la Sheinbaum, que se anda placeando por toda la República, en donde no tiene nada que hacer.

La apertura prematura de los supuestos candidatos posibles para el año 2024, ya ha creado mucha turbulencia en los miembros de Morena, que tarde o temprano tendrán que definirse.

En la votación del 10 de abril que se definirá una revocación de poder, hay un gran gato encerrado, ya que el principal promotor de este circo es la persona que se supone, por la palabra revocación, es para echarlo fuera.

¿Qué trama aparte de tratar de destruir al INE? ¿Quiere ampliar su período de gobierno? ¿Quiere emular a Plutarco Elías Calles con su maximato?

Las visitas a Cuba y Venezuela recién anunciadas del presidente en turno, serán para un entrenamiento? O ¿A qué va a esos países? ¿A renovar el pacto de Sao Paolo?

Volviendo a Morena, es un bulto amorfo sin AMLO, su fortaleza como partido depende 100% del presidente en turno. Son una serie de borregos, para usar palabras diplomáticas de actualidad, donde el nivel intelectual es bajo, pero la docilidad alta.

Sin embargo la fuerza electoral que tiene es alta, y por el lado de la oposición no se ve claro todavía la presencia de un líder que pueda dar batalla al futuro ungido como candidato de Morena.

Los brotes de oposición a acciones de gobierno se dan con más frecuencia y más virulencia en muchas zonas del país, se percibe descontento, se percibe fracaso en las políticas gubernamentales después de casi 4 años de gobierno, analizando la reacción popular.

Hay valores universales que debemos de preservar y luchar por ellos, paz y seguridad, bienestar, felicidad de los habitantes, atención médica oportuna y eficaz, educación, oportunidades de superación.

Estos valores están alterados y disminuidos en México. El fracaso de la supuesta renovación (?) de nuestro país, se ve con más claridad cada día qué pasa. Yo soy optimista por naturaleza pero, a veces, las evidencias son demoledoras.

Pero emulando a Aldous Huxley, sin cansancio ni decepción, seguiremos buscando.

“Un mundo feliz”

Por: César Rojas Magnon

Los comentarios están cerrados.