Una Semana Movidita

La semana que concluye comenzó, en el ámbito político, con la rechifla que se llevó el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, en el Auditorio Nacional, en contraste con las porras a Claudia Sheinbaum. De hecho, pocos días después, el presidente López Obrador “destapó” a la Jefa de Gobierno de la CDMX como posible candidata a la presidencia de la República por Morena.

En un movimiento distractor, típico de él, AMLO removió el avispero al enumerar una lista de “posibles sucesores”, donde hay de todo, desde el más decente, el médico Juan Ramón de la Fuente, actual embajador en la ONU, ex Rector de la UNAM y ex Secretario de Salud federal; pasando por Esteban Moctezuma, ex Secretario de Gobernación y Educación, ambos impulsados en el sexenio de Ernesto Zedillo, hasta “el insumergible” Marcelo Ebrard, canciller de México que, como los gatos, pareciera caer siempre de pie. A tres de los aquí mencionados los une el colapso de la Línea 12 del Metro: Ebrard, Delgado y Sheinbaum.

AMLO también destapó a su Secretaria de Energía, Rocío Nahle, recaudadora de fondos para Morena y pieza gris del gabinete. Esto suscitó una fiebre de “destapes”; bueno, hasta Gerardo Fernández Noroña alzó la mano en su pretensión de dirigir los destinos de esta nación. “Si AMLO pudo, ¿por qué yo no?” podría preguntarse el cuestionado personaje.

Con la república cubierta de lluvia; inundaciones en varias ciudades del país, vendettas del crimen organizado, (como el ataque en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que dejó cuatro muertos este miércoles) y, lo más preocupante: la llegada de la variante Delta del coronavirus a México, en lo que se ha llamado la Tercera Ola, y de la cual se sabe que es más contagiosa y que se propala con rapidez entre la gente joven.

El presidente continuó con su gustada sección “Quién es Quién en las Fake News”, y sí, todo parece indicar que le salió el tiro por la culata: Más de 50 mil mentiras le han contabilizado al primer mandatario a lo largo de dos años y medio de “Mañaneras”. 

Entre verdades a medias, inexactitudes, promesas incumplidas y mentiras descaradas, (“Ya domamos la pandemia”, “Esta enfermedad no es peligrosa; hay que salir a la calle, a las fondas…” “En un año tendremos un sistema de salud como el de Dinamarca” “En diez días daré a conocer las irregularidades en los fideicomisos que hemos eliminado”) el titular del Ejecutivo sigue muy entretenido en su obsesión con la prensa y los críticos; por cierto, quien lo hizo pasar aceite fue el periodista Jorge Ramos quien lo cuestionó sin tapujos, algo a lo que no está muy acostumbrado el mandatario, con tanto periodista que lo alaba con preguntas a modo en las Mañaneras.

En varios estados del país ya se toman medidas para capotear la tercera oleada del Covid; por ejemplo, en la zona Pacífico norte de Baja California Sur se instauró un toque de queda; el gobernador de Jalisco fustigó a los antros y centros nocturnos a cumplir con los protocolos de prevención, y a los alcaldes a vigilar su cumplimiento, pues se sabe que en estos sitios es donde se están disparando los contagios.

 Y no sólo en nuestro país amenaza la 3era oleada, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio informó que las Olimpiadas serán sin espectadores en las tribunas; y así, la semana ha sido bastante movida: matan de 12 balazos al presidente de Haití, termina la búsqueda de sobrevivientes en el edificio colapsado en Miami, liberan orden de aprehensión contra el empresario Miguel Alemán Magnani y hasta nuestro Chente Fernández se va al hospital gravemente enfermo. Todos esperamos sin duda que después de la tormenta salga el sol.

Los comentarios están cerrados.