Uso prolongado del cubrebocas puede debilitar el sistema inmune de los niños

Laura Castañeda, pediatra y asesora de lactancia materna y salud mental perinatal, en exclusiva con CPS Noticias y Tribuna de Los Cabos, compartió que el continuo uso del cubrebocas, genera que las defensas de los niños sean más susceptibles, sin embargo, el uso de las mascarillas solo se va a erradicar en el momento en que toda la población esté vacunada contra Covid-19, por lo que invitó a los padres de familia a que no dejen de inmunizar a los pequeños.

Manifestó que en medio de una 5ta ola continúa siendo indispensable el uso del cubrebocas en áreas cerradas, así como el lavado de manos y por supuesto la revisión médica periódica por parte del pediatra, en el caso de los infantes sobre todo ante la presencia de síntomas tales como fiebre. 

“En los niños, la manifestación es distinta, podemos tener fiebre, constipación nasal o congestión nasal, puede haber tos, primero de inicio seca, después flemosa o húmeda, puede haber dolor abdominal, náuseas, vómito, diarrea, dolor de huesos, etc.”, explicó     

La pediatra destacó que la mayoría de los niños y los adolescentes pueden ser asintomáticos, y de presentarlos, no tienden a tener complicaciones, por lo que solo es necesario mantenerlos hidratados, controlar su temperatura, así como cualquier posible complicación respiratoria. 

“Los niños con obesidad, diabetes infantil, algún tipo de asma, enfermedades cardiológicas o algún síndrome también pueden ser de más riesgo para contra el Covid y complicarse”. 

De ahí la importancia de que los papás vacunen a los niños, pues gracias a ella se ha logrado minimizar la agresividad del virus, y si bien se tiene un alto grado de contagio, la mortalidad es casi nula y todo gracias a la inmunización. 

“Tienen que confiar por que nunca sabremos cual niño se puede complicar y la otra es que si algún día queremos vivir sin cubrebocas, como ya lo están haciendo otros países, en aviones ya no hay cubrebocas hacia Europa, algunos países de Estados Unidos, entonces si queremos que nos quiten el cubre bocas alguna vez o muy pronto que ya lo necesitamos, lo niños lo necesitan, nos debemos vacunar”, enfatizó 

Destacó que si bien el Covid-19 llegó para quedarse, las vacunas evitan las complicaciones, pero de presentar algún síntoma los invitó a que acudan a Hospiten en donde se les puede realizar la prueba mismas que se recomienda efectuar entre el 3er y 5to día para que no salgan falsos negativos.

Así mismo, Laura Castañeda señaló que los niños que se han contagiado de Covid-19 tienden a desarrollar al mes el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica que implica fiebre muy alta, cansancio, ojos rojos, lengua roja, comisuras labiales rojas o con grietas, así como hinchazón de las manos y pies y cambio en el color de las uñas, por lo que es necesario acudir al médico.

Destacó que el Covid-19 ha sido un reto para la pediatría, sobre todo porque los niños no saben expresar que les duele, por ello reiteró que la vacuna es primordial, para que así la vida vuelva a hacer la misma de antes, sobre todo por que la mascarilla y el aislamiento ha provocado que su sistema inmunológico sea más débil, por lo que se enferman más seguido.

 

Los comentarios están cerrados.