Una vida con calidad es posible con asma 

Andrés García Von Borstel, neumólogo pediatra, en exclusiva para CPS Noticias compartió que si bien el asma es una enfermedad de por vida, el correcto tratamiento le brindará al paciente tener una vida plena.

El neumólogo pediatra destacó que el asma es una enfermedad respiratoria crónica multifactorial que genera una obstrucción de la vía respiratoria al momento de la salida del aire y que a la larga pueden ocasionar complicaciones en la salud.

Expuso que la raíz del asma son muchas, sin embargo, la principal causa es por genética o la conocida como herencia familiar, el factor ambiental también es importante, por lo que, si se tiene un familiar fumador incluso antes de concebirse, el niño puede desarrollar la enfermedad, así como el polen, humo de fábricas, y vivir a nivel de mar.

El pediatra García Von Borstel, manifestó que el tratamiento consta de los conocidos inhaladores que contiene esteroideos o cortisona, pero en dosis muy pequeñas, por lo que los efectos adversos a largo plazo son mínimos o casi nulos.

“Es por eso que es importante visitar al neumólogo pediatra o al pediatra porque si estos medicamentos los utilizamos de forma equivocada si pueden llegar a tener algunos riesgos”, mencionó.

En cuanto a los síntomas que determinan que un niño puede tener asma, Andrés García Von Borstel señaló que está la opresión en el pecho, continuos suspiros, dificultad para respirar ante el contacto con animales, tos constante tras efectuar actividades físicas, moco, o el famoso silbido de pecho en caso de ser una crisis, pero cada niño es distinto por lo que requiere de un tratamiento conforme a su frecuencia respiratoria, la cual de forma regular debe de ser superior al 95 % de saturación.

“Para diagnosticar el asma necesitamos algo que se llama espirometría, que es un estudio que precisamente tenemos ahí en Hospiten, es un tubo por donde sopla el niño y medimos cuanto aire puede sacar en el primer segundo”, comentó.

De determinar que el menor padece de asma, Andrés García Von Borstel explicó que en casa se debe contar con un flujo metro que es un termómetro de asma el cual ayuda a medir la condición respiratoria del menor ante cualquier indicio de malestar, por lo que la educación médica del paciente es vital.

Enfatizó que el asma no tiene cura por lo que es indispensable que el paciente conozca su padecimiento, para con ello saber que desata sus crisis y conozca sus límites lo que sin duda le brindara calidad de vida, pues padecer asma no implica tener una vida disminuida.

Finalmente, el neumólogo pediatra invitó a la población a que se acerque a Hospiten San José del Cabo y Cabo San Lucas ante cualquier síntoma de asma en donde el equipo médico podrán efectuar desde diagnosticar, determinar el tratamiento hasta efectuar las sesiones educativas tanto para los pacientes como los padres.

Los comentarios están cerrados.